Tu negocio no es un sprint más bien es un maratón

Las acciones que conducen al éxito en los negocios no son complicadas. Por ejemplo: para construir una audiencia de miles de personas en Facebook, es algo que se puede aprender cómo hacer en cuestión de minutos, y con un presupuesto diario ínfimo.

Sin embargo, la mayoría de las personas no lo hacen. Puede que lo intenten durante algunos días o quizás un mes, verán que no obtienen suficientes me gusta ni reciben demasiados comentarios y dejarán de intentarlo. No deberías tener tanta prisa por ver resultados, o nunca los verás.

El lado oculto del éxito en los negocios

Cuando leas o veas las historias de emprendedores exitosos, recuerda que por lo general no estás viendo la historia completa. Lo que queda fuera de esas historias son los inicios, cuando se empieza a ganar experiencia y acumular contactos e influencia en su negocio.

Tú también podrías estar obteniendo esos resultados algún día. Pero sólo si estás dispuesto a pasar los inicios de duro trabajo, con paciencia y constancia.

Visión a largo plazo

Un ingeniero de Israel que recibió el entrenamiento de un experto, comenzó a grabar vídeos todos los días. En ese momento, él era un completo desconocido en internet, sin seguidores y sin presencia online. Nunca antes había grabado videos, y para más, era introvertido y tímido.

Después de tres meses de empezar, renunció a su trabajo y se dedicó a tiempo completo a su negocio. Eso sucedió porque tenía una visión a largo plazo. Tomó la decisión de que se enfocaría en lo que estaba haciendo. No se dio otra opción, no tuvo la actitud de que lo intentaría por unos meses a ver si funcionaba.

Cuando empiezas a pensar en tu negocio como un maratón en lugar de una carrera de 100 metros, aumentarás enormemente tus posibilidades de éxito. Te sentirás cómodo con la posibilidad de que probablemente te tome un año o dos para ver los resultados, porque estás con una visión a largo plazo.


¿Tienes dudas o algo que aportar? Por favor, escribe un comentario.


Créditos: este artículo está inspirado en una charla dada por Norbert Orlewicz